Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle el acceso a los recursos y servicios, mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación y publicidad. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de uso de cookies.

Header Diabetes

Diabetes

La diabetes (Diabetes mellitus) es una enfermedad crónica y metabólica que se caracteriza por un exceso de glucosa (azúcar) en la sangre. El nivel aumenta porque el organismo es incapaz de metabolizarla correctamente.

La glucosa procede de los alimentos que tomamos. La insulina es una hormona fabricada por el páncreas, la función de la cual es suministrar glucosa a las células de la sangre; que actuará como fuente de energía para llevar a cabo diferentes procesos vitales. La diabetes se produce por un déficit o mal funcionamiento de la insulina. Un organismo, debe ser capaz de mantener glucemias de entre 100mg/ml (en ayunas) y 140 mg/ml (después de la ingesta). En la diabetes, el aumento de forma sostenida de glucosa en la sangre puede causar lesiones en diferentes órganos, principalmente en el sistema cardiovascular.

Tipología

Diabetes mellitus tipo 1 – Diabetes mellitus insulinodependiente

Suele aparecer durante la infancia, la adolescencia y la juventud y suele a su vez, ser congénita. Representa el 10 % de los casos de diabetes. Aparece de forma brusca y si no se aplica el tratamiento adecuado, puede complicarse rápidamente.

Presenta una pérdida de la capacidad del páncreas de producir insulina muy rápida y progresiva, y por este motivo, es necesario tratarla desde el momento en el que se diagnostica.

Diabetes mellitus tipo 2 – Diabetes mellitus no insulinodependiente

Este tipo de diabetes se caracteriza por su aparición tardía, pues acostumbra a manifestarse a partir de los 40 años. Puede pasar desapercibida durante mucho tiempo, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento precoces.

Representa el 80 % de los casos de diabetes.

Viene condicionada por factores hereditarios, va ligada a un mal aprovechamiento de la insulina y frecuentemente asociada al sedentarismo, la obesidad, la hipertensión arterial y alteraciones de grasas en la sangre.

El páncreas produce insulina pero ésta es incapaz de introducir la glucosa de la sangre dentro de las células.

Pese a que en principio no es necesaria la administración de insulina, puede que en función de la evolución de la enfermedad termine siendo necesaria.

Es cada vez más frecuente, y según la OMS, constituye una de les epidemias del siglo XXI.

Diabetes gestacional

Se trata de una alteración del control de glucemia que se produce durante la gestación y que finaliza después del parto. Puede provocar una tendencia a la diabetes con posterioridad al parto en la madre.

También puede tener implicaciones para el bebé pero con controles intensivos y una aplicación inmediata de las medidas correctoras, son prácticamente inexistentes hoy en día.

Estos casos acostumbran a controlarse a través de la dieta.

Diabetes mellitus secundaria

La causa recae en una enfermedad o tratamiento capaz de elevar inadecuadamente la cuantidad de glucosa en sangre. Se vuelve a la normalidad cuando la causa desaparece.


Causas

En el caso de la diabetes tipo 1, intervienen una combinación de factores ambientales junto con la predisposición genética. Lo que pasa en el interior del organismo es que se produce una reacción autoinmune en la que el sistema de defensas del mismo daña las células que producen insulina en el páncreas. Consecuentemente, el organismo no produce la insulina que éste necesita.

En el caso de la diabetes de tipo 2, puede encontrarse resistencia en la utilización de la insulina. Así, tanto si el páncreas no produce insulina como si hay problemas para aprovecharla, el resultado es que la glucosa se queda en la sangre en lugar de penetrar en las células, y por tanto; eleva el nivel normal (hiperglucemia).

Se trata de un proceso multicausal, ya que no se ha podido determinar una causa única que explique estas anomalías.

Los factores de riesgo más influyentes son:

  • Sobrepeso y obesidad
  • Sedentarismo
  • Antecedentes familiares
  • Antecedentes de diabetes gestacional
  • Hipertensión e hiperlipemia
  • Mujeres a partir de los 40 con ovarios poliquísticos

Síntomas

La diabetes es una enfermedad silenciosa pero hay signos que permiten sospechar la aparición de la enfermedad.

Algunos de los síntomas son los siguientes:

  • Constante necesidad de orinar
  • Fatiga extrema
  • Sed inusual (excesiva)
  • Pérdida de peso
  • Irritabilidad y cambios en el humor
  • Hambre excesiva
  • Malestar digestivo
  • Problemas de coagulación
  • Problemas de visión

Diagnóstico

La diabetes se diagnostica a través de tres diferentes tipos de análisis de sangre.

Examen de glucemia

Consiste en extraer una muestra de sangre para medir los niveles de glucosa en ella. La prueba, puede realizarse en ayunas de ocho horas o de forma aleatoria en cualquier momento del día. Los resultados variaran en función de lo que la persona haya comido o bebido antes del examen.

Prueba de tolerancia a la glucosa oral

Consiste en dos extracciones de sangre. La primera requiere estar en ayunas de ocho horas y la segunda, se realiza después de que la persona ingiera un líquido azucarado. Esta prueba informa sobre si el incremento de glucemia normal consecuencia de la ingesta se normaliza en el período de tiempo adecuado. El profesional de la salud valora si los resultados que se obtienen son correctos o se encuentran por encima de un determinado nivel que se consideraría diagnóstico de diabetes.

Test de hemoglobina A1c

Se trata de un análisis de sangre sencillo. La persona puede beber y comer antes de la extracción de la muestra. La hemoglobina A1c se forma cuando el exceso de glucosa en la sangre se une a las moléculas que transportan oxígeno en los glóbulos rojos. Este test informa del nivel medio de glucosa en los últimos meses.


Tratamiento

El principal objetivo del correcto tratamiento de la diabetes es evitar, retrasar o atenuar las posibles complicaciones de la enfermedad. El tratamiento se basa en tres puntos básicos que deben estar en equilibrio.

Dieta

Un profesional elaborará un plan personalizado teniendo en cuenta diferentes factores como son el tipo de diabetes, la edad, el peso etc.
Algunos rasgos característicos de la alimentación son:

  • Restringir los azúcares añadidos
  • Calcular y distribuir de forma adecuada los alimentos ricos en hidratos de carboneo
  • Priorizar los alimentos ricos en fibras como las verduras, hortalizas, legumbres etc.
  • Restringir el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas como embutidos, mantequillas y natas, carnes grasas etc.
  • Respetar el número de comidas propuestas (4/5) y los horarios

Medicación

  • DM1
    Requiere siempre la administración de insulina, que no es activa por vía oral y por eso debe ser inyectada.
    El médico determina la necesidad, la cuantidad y la frecuencia de la administración.
  • DM2
    Implica fármacos orales o insulina dependiendo del grado de evolución y cuando la dieta y el ejercicio físico no son suficientes.

Ejercicio físico

Se recomienda practicar ejercicio regularmente.

  • El tabaco es incompatible con la diabetes ya que contribuye a la aparición de complicaciones crónicas de la enfermedad.

Complicaciones de la diabetes

Complicaciones crónicas

  • Tendencia al envejecimiento precoz de las grandes arterias, que puede comportar un mayor riesgo de padecer accidente vasculares cerebrales, infartos de miocardio y la llegada defectuosa de sangre a las extremidades inferiores.
  • Afectación específica de los ojos (retinopatía diabética) con riesgo de pérdida de visión.
  • Afectación específica del riñón (nefropatía diabética) con riesgo de sufrir insuficiencia renal crónica y, en ocasiones, acabar necesitando diálisis o trasplante renal.
  • Afectación específica del sistema nerviosa (neuropatía diabética) con la posible aparición de trastornos de la sensibilidad (especialmente piernas y pies) y de la potencia sexual en el caso del hombre.
  • Poca capacidad para luchar contra las infecciones. Lesiones de piel.
  • Una diabetes mal compensada puede afectar la fertilidad en la mujer.

Complicaciones agudas

  • Cetoacidosi
    Manifestación clínica de un exceso de glucosa en la sangre, con la correspondiente intensificación de la necesidad de orinar y de beber para tratar de evitar la deshidratación.
  • Hipoglucemia
    Descenso excesivo del nivel de glucosa en la sangre.

Prevención

La prevención consiste en acciones encaminadas a evitar un acontecimiento antes de que suceda.

Diabetes mellitus tipus 1

En este caso, la prevención es bastante difícil de establecer, ya que la aparición de esta diabetes se relaciona con factores hereditarios y ambientales. Prevenirla constituye un reto para los investigadores.

Diabetes mellitus tipo 2

Hablaremos de una prevención primaria centrada en una serie de factores evitables como son: Obesidad, Sedentarismo, Medicación hormonal, Estrés

Recomendaciones

  • Realizar ejercicio de forma regular
  • Mantener una dieta equilibrada
  • Abstenerse de consumir drogas y tabaco
  • Revisiones periódicas

Suscríbete a la newsletter