Web Clínica Corachan

¿Cuándo hay que acudir al pediatra?

¿Cuándo hay que acudir al pediatra?

Durante la pandemia, las visitas de control y vacunación con el pediatra o las consultas a diferentes especialidades pediátricas se han visto interrumpidas, provocando, en algunos casos, el retraso en diagnósticos o el agravamiento de enfermedades de fácil resolución si son atendidas a tiempo.


¿En qué casos no podemos demorar la asistencia a la consulta del pediatra?

Cuando el bebé nace, si no hubo ningún problema durante el parto o en los primeros días de vida, se recomienda realizar la primera visita al pediatra entre el quinto y el décimo día después del nacimiento. En esta visita se le harán pruebas al bebé para reconocer su estado de salud general y se le abrirá la historia clínica.

Si no se detecta ningún problema, después de la primera visita se debe acudir al pediatra con una frecuencia mensual durante los primeros seis meses ya que durante este período ocurren muchos cambios en el organismo del niño que deberían de ser supervisados por un profesional.

En el segundo semestre las visitas se pueden espaciar un poco, cada dos meses, siempre y cuando no se presente ningún problema de salud. Después del primer año de vida,  las consultas al pediatra se realizan cada tres meses. Más adelante, del segundo al quinto año de vida del niño, se recomienda visitar al pediatra cada seis meses. A partir de los 5 años, con una visita de rutina anual será suficiente.

¿Cuáles son los principales motivos de consulta?

  • Llanto: el llanto es la manera natural de comunicarse de los bebés cuando tienen alguna necesidad vital o molestia: hambre, frío, calor, sed, pañal sucio… El llanto que preocupa a los pediatras y que debería de ser un motivo de consulta es el que no se calma con nada: ni con el pecho, ni cogiéndolo en brazos, dándole el chupete, … O bien un llanto que los padres perciben como poco habitual y que no puede ser consolado como de costumbre. Por otro lado, si su llanto es apagado o débil o inusualmente agudo o se le ve más inactivo de lo habitual, tiene que ser evaluado por un pediatra.

  • Cambios de humor: un bebé contento y tranquilo es poco probable que esté enfermo o, si lo está, no es indicativo de ser grave. Si el niño está muy apagado, triste o excesivamente somnoliento debería ser visitado por un especialista.

  • Apetito: es probable que un bebé que se cansa fácilmente de mamar o pierde interés en la lactancia o en la alimentación, necesite ser visitado por un pediatra. Otro signo de alarma es el vómito.

  • Deposiciones: un bebé sano debe mojar unos seis pañales al día y en general, debe tener un hábito deposicional regular. Si la barriguita del bebé no está dura, se siente bien y come adecuadamente, no debe preocupar. Sin embargo, si el bebé deja de orinar en más de 12 horas o realiza heces blancas, negras o con sangre hay que llevarlo al pediatra.

  • Dificultad al respirar: si la respiración del bebé es fatigosa o tiene dificultad para respirar, hay que buscar ayuda de inmediato.

  • Fiebre: la presencia de fiebre en un bebé es señal de que está enfermo, pero la fiebre sola no es, por lo general, motivo de preocupación. Un bebé puede tener poca fiebre y estar muy enfermo o fiebre alta y tener una enfermedad leve. Sin embargo, si el bebé tiene menos de tres meses, si la fiebre cuesta que baje con antitérmicos o bien si el niño tiene mal aspecto, hay que acudir al servicio de urgencias pediátricas. Si es mayor de tres meses y tiene fiebre pero buen aspecto, está contento y le va bajando con las medicinas habituales, obsérvalo durante un día para ver si presenta algún otro síntoma y consulta con el pediatra.

De todos modos, si aún así te quedas con dudas, llama al pediatra.

 

Consejos a la hora de ir al pediatra

A la hora de visitar al pediatra, es muy frecuente olvidar las dudas que se habían planteado en casa, no traer el carné de vacunación, etc. A continuación te damos algunos consejos para preparar tu visita:

  • Llevar siempre el libro de salud y vacunación.

  • Apuntar en un papel todas las consultas que se deseen realizar: entre las distracciones de la sala de espera, el estar pendiente de un niño dentro de la consulta o la preocupación de si lo que tiene es grave o no, los despistes son frecuentes.

  • Vestir al niño con ropa que sea fácil de quitar y poner: facilita el trabajo de los padres/madres, la enfermera (en el caso de administrar vacunas) y la exploración del pediatra.

  • Llevar un pañal de repuesto: es muy frecuente que los niños ensucien el pañal en los momentos más inoportunos o bien, que la visita se alargue…. etc

  • Traer su muñeco/juguete preferido: dará seguridad al bebé o al niño y lo podrá distraer tanto en la espera a la visita como dentro de la consulta.

  • Llevar algo de comer o beber por si la espera es más larga de lo previsto.

  • Si el bebé toma pecho, la mamá deberá ir con ropa cómoda para alimentarlo sin problemas antes, durante o después de la visita (no hay nada más consolador para el bebé que darle el pecho tras el mal rato de las vacunas)

  • No os olvidéis la mascarilla, su uso es obligatorio a partir de los 6 años.

 

El Departamento de Pediatría de Clínica Corachan ofrece una asistencia pediátrica integral a niños y adolescentes en diferentes ámbitos: consultas externas, hospitalización de urgencias pediátricas, todos los días del año, las 24 horas del día, y ha adaptado los espacios comunes para preservar las normas de distanciamiento social, reforzando también las medidas de higiene y seguridad.

 

Consejos que curan

El blog de la Fundación Corachan tiene como objetivo divulgar temas de interés o de actualidad relacionados con la prevención y promoción de la salud, hábitos saludables, embarazo y maternidad, educación familiar y medicina deportiva, entre otros.

Participación
Este blog está abierto a comentarios, siempre y cuando no sean ofensivos en algún aspecto de la forma o del contenido. Tampoco se atenderán consultas particulares ni se dará información personalizada.

Artículos recientes

Temas

Sobre nosotros

Fundación Corachan es una institución sin ánimo de lucro que promueve y desarrolla acciones de salud orientadas a la adquisición de hábitos saludables.

Asimismo, tiene como misión promover acciones de salud y prevención de enfermedades y la formación especializada de profesionales de la salud, tanto académica como formación continuada. 

Desarrolla proyectos destinados a:

  • Promoción de la salud en el ámbito comunitario.
  • Conseguir comportamientos saludables en todas las etapas de la vida.
  • Divulgación de información para que las personas tengan un papel activo respecto a su salud.
  • Autocuidado de la salud.
  • Promoción de la práctica del deporte.
  • Promoción de la salud en el ámbito educativo.
  • Formación de profesionales.

Síguenos en