Web Clínica Corachan

Alergia al polen: causas, síntomas y prevención

¿Qué es la alergia al polen?

Los granos de polen son producidos por el aparato reproductor masculino de las flores. Una sola planta puede producir miles de granos de polen, que se pueden apreciar como un polvo amarillo cuando están en la misma flor, pero que no se pueden ver cuando están dispersos en el aire.

La alergia al polen se produce cuando una persona percibe esta sustancia como un agente nocivo, y como consecuencia, el sistema inmunitario reacciona ante él segregando sustancias como la histamina, que provoca molestos síntomas en el cuerpo que explicaremos a continuación.

 

¿Cuáles son las causas?

El tipo de planta que más alergia produce a las personas en Cataluña es el ciprés (de enero a marzo), el plátanus (de marzo a abril) y parietaria (de marzo a julio). Sin despreciar a las gramíneas y al olivo.

Además, la contaminación crea un ambiente hostil para las plantas que se ven obligadas a reaccionar de una manera defensiva, generando una proteína llamada “proteína del estrés” que provoca una mayor respuesta alérgica en las personas.

Por otro lado, en los días de viento los alérgicos al polen sufren más las consecuencias de esta condición. En cambio, cuando llueve, mejoran considerablemente las condiciones ya que se limpia la atmósfera y los granos de polen caen al suelo debido al peso de la lluvia.

 

¿Qué síntomas aparecen?

La lista de síntomas que aparecen a causa de la alergia al polen es extensa. Pero hemos recogido las más comunes:

  • Picor en los ojos, lagrimeo, hinchazón debajo de los ojos.
  • Estornudos frecuentes.
  • Rinitis alérgica: congestión, goteo nasal( rinorrea) y estornudos
  • Migrañas.
  • Cansancio y fatiga intensa.
  • Asma bronquial relacionada con la exposición a alérgenos.
  • Dolor de cabeza e irritabilidad.

 

¿Se puede prevenir la aparición?

La aparición de la alergia no se puede prevenir. Pero sí que se pueden tomar medidas para reducir el contacto con el polen y para disminuir los síntomas de esta condición:

  1. Evitar estancias en el campo en los días de máxima polinización.
  2. Utilizar gafas de sol y mascarilla en los días en los que la concentración de polen en aire es elevada.
  3. Ducharse y cambiarse de ropa después de haber estado al aire libre.
  4. Mantener las ventadas cerradas con un ambiente lo más húmedo posible e ir haciendo limpieza de la casa frecuentemente.
  5. Lavarse las manos y la cara de manera constante para evitar cualquier rastro de polen en nuestro cuerpo.


Según la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (Seaic), es muy importante diagnosticar qué tipo de alergia tiene el paciente ya que de esta manera podrá conocer qué pólenes le van a afectar y así podrá empezar el proceso de prevención y tratamiento de una forma precoz.

Si en los meses de primavera has experimentado alguno de estos síntomas, no esperes más a acudir a tu médico de confianza para poder tratar la alergia con un profesional. En Clínica Corachan, contamos con profesionales de prestigio en el servicio de alergología.

Esta primavera, ¡pide cita con alguno de nuestros especialistas!

 

Consejos que curan

El blog de la Fundación Corachan tiene como objetivo divulgar temas de interés o de actualidad relacionados con la prevención y promoción de la salud, hábitos saludables, embarazo y maternidad, educación familiar y medicina deportiva, entre otros.

Participación
Este blog está abierto a comentarios, siempre y cuando no sean ofensivos en algún aspecto de la forma o del contenido. Tampoco se atenderán consultas particulares ni se dará información personalizada.

Artículos recientes

Temas

Sobre nosotros

Fundación Corachan es una institución sin ánimo de lucro que promueve y desarrolla acciones de salud orientadas a la adquisición de hábitos saludables.

Asimismo, tiene como misión promover acciones de salud y prevención de enfermedades y la formación especializada de profesionales de la salud, tanto académica como formación continuada. 

Desarrolla proyectos destinados a:

  • Promoción de la salud en el ámbito comunitario.
  • Conseguir comportamientos saludables en todas las etapas de la vida.
  • Divulgación de información para que las personas tengan un papel activo respecto a su salud.
  • Autocuidado de la salud.
  • Promoción de la práctica del deporte.
  • Promoción de la salud en el ámbito educativo.
  • Formación de profesionales.

Síguenos en