Presentación

¿En que consiste?

La ecografía es una técnica diagnóstica que se basa en el uso de ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes de órganos y sistemas del cuerpo.

El ecógrafo crea imágenes que permiten examinar diversos órganos del cuerpo. Esta máquina envía ondas sonoras de alta frecuencia que hacen eco en las estructuras corporales y un ordenador las recibe reflejadas y las utiliza para crear la imagen.

A diferencia de los rayosX, en esta prueba no hay exposición a ninguna radiación ionizante.

¿Cómo se realiza?

La persona se estira y se le aplica un gel conductor claro a base de agua en el área del cuerpo que se quiere evaluar para facilitar la transmisión de las ondas sonoras.

Una sonda manual llamada transductor se desplaza sobre la zona de estudio.

Eventualmente se le pide al paciente que cambie de posición para poder examinar otras áreas.

En determinadas pruebas (como las ecografías transvaginales o las ecografía prostáticas) hace falta introducir la sonda dentro del cuerpo y en la mayoría de pruebas, tan solo pasarla sobre la piel.

Se recomienda buscar la información específica de la prueba a realizar.

Al citar al paciente se le indicará la preparación necesaria que varía según el tipo de ecografía, por ejemplo:

  • Ayuno de seis horas en las ecografías abdominales.
  • Beber agua y no orinar antes de la prueba en las ecografías renovesicales o prostáticas.

¿Qué molestias puede provocar?

En términos generales, los procedimientos ecográficos originan poca incomodidad. El gel conductivo puede resultar un poco frío y húmedo.

¿Qué riesgos puede ocasionar?

La ecografía no comporta ningún riesgo.

¿Qué alternativas hay?

Hay otras técnicas de diagnóstico por la imagen (resonancia, escáner, radiología, gammagrafía, etc.) cada una de las cuales está indicada para una orientación diagnóstica específica.